ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía

LA COCINA VASCA O EL RAYO QUE NO CESA

RFIMG_6561

Tenía ganas de poder charlar con Arzak, de preguntarle cómo empezó todo, de meterme en su cocina y en su vida. Los congresos sirven para conocer las obras, pero no a las personas, y yo quería conocer a la persona, aunque sea para derribarla de mi pedestal.

Quería que me hablara de Euskadi y de sus sabores, de la bella Elena, de Subijana y su incombustible bigote, del Lyon de los años 70 y el maestro Bocuse envuelto en vapores de nouvelle cuisine, de su superación con la nueva cocina vasca y del iconoclasta Adrià, de su madre en el caserío idílico donde se cuecen las alubias de Tolosa y del mejor Champagne que se serviría aquella  noche. Todo aliñadito y revuelto  con un café bien cargado a las 4 de la tarde para sobrellevar  mi primera tarde sin siesta estival y el cansancio de un señor de 68 años que se levantó a las 6 de la mañana para ver qué traían los pescadores al puerto. ¡Ni un chicharro, oyes!. Mala suerte ese día. Cabreo monumental.  Mejor entonces una judía de temporada con un chorrito de aceite de oliva que un rape que no le entre por el ojo. ¡Nos han jodío!

Prima  en la cocina vasca la calidad, no el estatus del producto; prima la cocina, la buena, sea tradicional, tecnoemocional, molecular o de vanguardia, y prima, por encima de todo el amor a una tierra en la que el que no guisa bien se condena al fuego eterno.

Marmitako2

De los fogones de Juan Mari, a los marmitakos de  Langosta del puerto de Castro Urdiales (ya en la linde con Cantabria), desde los pinchos del casco viejo de Bilbao, los morros y callos en salsa vizcaína  de  Portugalete,  las kokotxas en salsa verde de Mundaka, las alubias y sus guindillas en Zarautz, los negros chipirones de Guetaria, hasta la humilde tortilla de bacalao y el arroz con leche que me  comí cerquita del mercado de la Brecha en San Sebastián , todo lo que probé en Euskadi es tan vigoroso, tan cercano al terruño, ejerce tanto poder en el paladar que uno no puede por menos que bendecir a la madre  que parió a la oveja lacha, al  Idiazábal y a todos los txangurros por los que me quito el sombrero ( o la txapela).

 

Es, la cocina vasca, la creación comestible de un mundo propio, intransferible, la metáfora de una cosmogonía en la que el mar y la tierra se transforman  para dar de comer a unos habitantes indómitos, soberbios, voraces e intransigentes y, sin embargo, extrañamente hospitalarios en torno a un fuego: el mismo que civilizó a los hombres, el mismo que Prometeo robó a los dioses.

Euskarrikasko Juan Mari!

Entrevista a Juan Arzak

1 Pista de Audio

2 Pista de Audio


Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin