ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía

LOA A LA CEBOLLA. TIEMPO DE CALÇOTADES.

m_hernandez 

Miguel Hernández escribió el más hermoso poema del hambre español. La cebolla, grande y redonda, escarchada y pobre, tristísima compañera del llanto, eco de un estómago vacío, inundó el país de niños amamantados con su azucarada savia. Con unas cuantas aceitunas de Aragón, una cebolla asada y un pedazo de pan en cada bolsillo, los raquíticos niños de la posguerra jugaron a ser mejores que aquellos que flotaban panza arriba en el Ebro. En misérrimos gazpachos, sopas, o en asaduras de pastores y porqueros, la cebolla endulzó las horas más amargas. Ajo y cebolla, vilipendiados y crucificados aquí y allá por paladares finos,  se crecieron ante la adversidad: se tornó morada en Vizcaya,  suave  y rosada en el Figueres surrealista, alargadita y esbelta como quinceañera en la huerta murciana;  minúscula como caramelitos de café con leche en su versión afrancesada de la echalotte; y blanca, con brillos y lazos de primera comunión,  se descubre la tímida cebolla en las tierras del Baix y el Alt Penedés.

Calcots-etiquetados-con-la-IGP_54362008845_53389389549_600_396

 

Cuando San Antonio Abad, bien cebado de matanzas, recoge sus bártulos y sus hogueras camino del santoral,  en Catalunya se celebra, con mayor boato y gloria que la que recibió el patrón de los carniceros, el festín laico del calçot.

Esta variedad de cebolla tierna es  hija de  cada uno de los brotes de  la cebolla blanca tierna tardía de Lleida. Una vez enterrada la cebolla madre, cada uno de estos brotes dará lugar a un nuevo bulbo que el pagès, con la paciencia del santo Job, enterrará, tapará- calçarà- para impedir que la luz roce a la nueva cebolleta o calçot. De esta manera se consigue el blanco inmaculado, el sabor dulce y la ternura que caracterizan a estas cebollas con I.G.P.

INES CALCOTS

Rebozadas o a la brasa, acompañadas de una salsa romesco, un porrón que no esté nunca quieto y algo de tocino en sus versiones más sofisticadas, constituye un festín para miles de personas que acuden en romería a Valls el último domingo de enero. Es el banquete más marrano del año,  la Danza de la Muerte de todas las comilonas habidas y por haber: aquí el rico y el pobre  comparten mesa de hule, llevan gigantesco babero, se tiznan los dedos, les repite el ajo a media tarde y les chorrea el vino por la barbilla a la que se descuidan. Los parientes y los seres queridos inmortalizan la ridícula  glotonería del suegro, el cuñado o el jefe. Lo cuelgan en las redes sociales para mofa y escarnio de los protagonistas que deciden volver a las formas encopetadas del buen comer cuando ya es tarde. Toda una manera de vivir  y de comer más próxima a la rauxa que al seny.

Una loa a la cebolla del llanto y la muerte próxima. Una catalana forma de comunismo alimentario que ama el burgués, el proletario y el campesino siempre que el vino sea del país y las butifarras no estén muy hechas.

calçots

 

 


4 comentarios
restaurante erotico en Madrid

febrero 17, 2011 @ 11:36

Reply

Felicidades por este blog y todos los artículos que se han escrito. Muy ameno y con una buenísima información.

atable

marzo 8, 2011 @ 15:07

Reply

Una lástima no haberos conocido antes. Hace poco estuve por la capital y me hubiera gustado comer algo en buena compañía.

Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin