ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía

SANTI SANTAMARÍA: EL COCINERO AL DESNUDO

 santi santamaría

Esta es la crónica de una muerte anunciada.  El enemigo de Santi habitaba sus arterias, que no los foros de Internet, o los medios de comunicación que arrojaban escupitajos sobre sus libros. Santi conocía perfectamente los entresijos de esta profesión como para sorprenderse de los daños colaterales que le causaron su verborrea y la defensa a ultranza de su ideario.

En este mundillo, o universo sin fronteras para demasiados  narcisos, no todo era buena vecindad y armoniosa  relación. Sería ingenuo pensar lo contrario. Todas las artes (¿quién duda ya de este calificativo? ) cuentan con enemigos feroces que se labraron la gloria  gracias quizás a esta animadversión declarada:  Miguel Ángel y Rafael, Modigliani y Picasso, Góngora y Quevedo, Adrià y Santi Santamaría

Distintas maneras de concebir, de interpretar el mundo, no restan mérito a los trabajos de ambos. El  Santi Santamaría vehemente  se perdió en las formas, que no en fondo, pues La Cocina al Desnudo no es sino un retrato fiel  de nuestra actual sociedad y su paradójica relación con la alimentación, cada día más envenenada por la poderosísima  industria agraolimentaria que ve en la desgana y la desidia de sus clientes un campo abonado para vender como oro todo lo que no lo es y, de paso, para transgredir las costumbres, y las formas tradicionales de comer de cada pueblo.

Santi Santamaría denunció la Macdonalización de la sociedad, su desinterés por la comida, el snobismo de los pudientes y el riesgo de convertir un buen cocinero, un buen artista, en un bufón de la corte. Le sacaba de quicio una cocina sin identidad, como a todo buen catalán.  Producto, tierra, ética, naturalidad, cultura, patria. He aquí sus palabras, mayores, si cabe, que su propia  redondez.

Miquel Martí i Pol prologó unos de sus primeros libros. Decidí que este era un buen epitafio:

 

UN DIA QUALSEVOL

Un dia qualsevol foradaré la terra

i em faré un clot profund,

perquè la mort m’arreplegui dempeus,

reptador, temerari.

Suportaré tossudament la pluja

i arrelaré en el fang de mi mateix.

Quiti de mots, em bastarà l’alè

per afirmar una presència

d’estricte vegetal.

L’ossada que em sustenta

s’endurirà fins a esdevenir roca

i clamaré, amb els ulls esbatanats,

contra els temps venidors

i llur insaciable corruptela.

Alliberat de tota turpitud,

sense seguici d’ombra,

no giraré mai més el cap

per mirar enrera.

 

Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin