ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía
odeceixe

Cocina portuguesa: fados, bacalaos y mareas

sao teotonio odeceixe

La Ría de Odeceixe sigue creciendo alimentada por el océano desbocado de la tarde. Los niños chillan  ¡A agua é muito fría! y corren por una orilla helada  que todo lo engulle. La gente sujeta su sombrilla, presta a ser gaviota de tela. Los cangrejos se han escondido en los agujeros negros del acantilado, los maizales se doblan con el viento, el burro se queda impasible porque su pobre juicio le anuncia que el rugir del Atlántico es sólo pasajero. Agacha las orejas y come verdolaga como si tal. Una marea más.

Los surfistas me dan envidia, parecen esbeltos  peces negros enfundados en piel de neopreno. No sienten el  frío, ni el terror. Alguien debería enseñarles humildad. Se apoyan en la  endeble tabla salvadora y comen la sopa del día,  la calentita sopa de  peixe al caer la tarde con una gran rebanada de pan alentejano, alguna tosta de frango que preparó Dorita en su precaria pensión colgada sobre el acantilado, un zumo de naranja y de ananás para  refrescar el salitre adherido al paladar. Nos abrigamos, buscamos refugio del viento; del mundo entero.

sopa portuguesa

Un molino, que no es manchego, se ha quedado petrificado en lo alto de esta colina que vio bajar una ría navegable en tiempos de dominación árabe. Otrora, pieza imprescindible para moler el cereal con el crecieron- poco, poquísimo- estos alentejanos de sombrero negro que husmean el fluir de la  minúscula plaza y hoy, souvenir para familias agradecidas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

alentejano

 

 

La noche cae en picado en las terrazas de Odeceixe y humedece las  largas hileras de sábanas blancas, los mantelitos bordados de gallitos mudos. El parque natural del sudoeste del Alentejo Costa Vicentina es goloso, como todo Portugal. Recuerda sus años de gloria en ultramar,  su herencia árabe y la fusiona en dulces llenos de frutas, azúcar, miel, huevos, masas fritas u horneadas; orondas, espléndidas. Los cafés se empiezan a llenar de galaos y bolos de amendoas, algún pastel de algarroba y de higos que el alentejano ha convertido en estandarte de la dulcería local, delicias de queijo tierno, pastelillos de morango que hemos visto crecer en el camino a la Praia de Amalia Rodríguez, una cantante de fados que ha dejado un rastro a frambuesa y una playa donde cae en cascada una pequeña ría antes de morir en la orilla.

 

queso-portugal

Imagen: Queijo da Serra: http://www.estaentumundo.com/europa/portugal/portugal-mis-12-platos-tipicos-favoritos.html

Amalia! Amalia! Nada, no aparece. Ni un fado, ni un bacalhau secándose al sol, ni un alma en este rincón que lleva esperándome dos años. ¡Ahí está mi  tumbona de piedra negra! Lisa, calentita al sol. Ahí pienso pasar esta mañana detenida, inmóvil, plácida, nostálgica. Levantaré la cabeza para vigilar  que la  marea no me atrape, me mojaré los dedos  en el mar y los probaré cuando nadie me vea,   morderé una nectarina y dejaré que me chorree el jugo por la comisura de los labios; pegajosa y feliz, abriré un tomate maduro y lo salpicaré de sal, aceite y cilantro; un pedazo de queijo  de oveja, un trozo de pan con aceitunas, un vinho verde…. un tiempo muerto.

perelllo 24

Aljezur  tiene mercado con muchas moscas, chernes gigantescos  y grandes corvinas. Ayer comimos en Zambujeira do Mar un sardo a la brasa de carbón, peixe espada, róbalo agonizante con cara de pasmado- de la barca, al patíbulo-,  açorda de marisco en cazuela de barro, pan y huevo tembloroso, sin cuajar.

Mi hijo quiso unas lulas, medianitas, con restos de tinta. Se le hace la boca agua con la   picanha  con  dose  de arroz, judías negras como la maldad, tapioca y rodaja de piña. Come feliz su ternera alentejana con los ojos brillantes de sol y dibuja.  ¡Cómo me gusta ver comer a los niños!

Cabecera Atable. foto Toñí

Dicen que Portugal tiene una deuda ¿ Con quién?

 

Numa casa portuguesa fica bem

pão e vinho sobre a mesa.

e se à porta humildemente bate alguém,

senta-se à mesa co’a gente.

Fica bem esta franqueza, fica bem,

que o povo nunca desmente.

A alegria da pobreza

está nesta grande riqueza

de dar, e ficar contente.

 

Quatro paredes caiadas,

um cheirinho á alecrim,

um cacho de uvas doiradas,

duas rosas num jardim,

um São José de azulejos

mais o sol da primavera,

uma promessa de beijos

dois braços à minha espera…

É uma casa portuguesa, com certeza!

É, com certeza, uma casa portuguesa!

 

No conforto pobrezinho do meu lar,

há fartura de carinho.

e a cortina da janela é o luar,

mais o sol que bate nela…

Basta pouco, poucochinho p’ra alegrar

uma existência singela…

É só amor, pão e vinho

e um caldo verde, verdinho

a fumegar na tigela.

 

Quatro paredes caiadas,

um cheirinho á alecrim,

um cacho de uvas doiradas,

duas rosas num jardim,

um São José de azulejo

sob um sol de primavera,

uma promessa de beijos

dois braços à minha espera…

É uma casa portuguesa, com certeza!

É, com certeza, uma casa portuguesa!

 

Amalia Rodríguez


2 comentarios
Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin