ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía

El vermú es el aperitivo al que se llama de tú

vermut paco perez

Así expresaba Ramón Gómez de la Serna su amor por el vermú, con una greguería, ese aforismo sui generis  que él inventó y él mismo finiquitó a falta de herederos que se repartieran su patrimonio de ingenio. Y he dicho “amor” y, dicho aquí, con los recuerdos en su sitio,  me parece palabra demasiado grandilocuente, de pedantería haute cuisine para algo tan  humilde, nacido en bodeguilla sin pedigrí, casado con la mediocridad y la rutina dominical post misa de doce, aupado por manos con sabañones, envasado en continentes que despreciaban el contenido.

El vermú es lo que bebe el gangoso mientras no lo impida otro chiste menos cruel, el vinillo aromatizado que bebía el padre de familia y su parienta, la modistilla y el guardia civil, el novio que pela la pava, el niño que roba la aceitunilla. A lo tonto a lo tonto se toman un par- tres, no más-  de vasitos de entre 16 y 21º y llegan a casa achispaos, listos para engullir una paella con galeras o con cigalas. Lo mimo da.  Tó pá adentro, que es domingo y mañana hay que volver al andamio.   El vermú lleva un compañero  de pitorro acristalado que  hará furor en la Alta Gastronomía de la España democrática. ¿Mande?  Esa es otra historia, oiga. ¡Unos berberechos y unas bravas!

 El sifón acolchadito en funda roja o verdusca le insufla un chorro de agua con gas para darle más vidilla a ese vino tristón, de segunda división, brebaje que sólo nació para animar las bodegas y las plazas de los pueblos el día de Ramos. Y, sin embargo, hoy leo en La Vanguardia una ruta del vermú. Qué fisnos nos hemos vuelto, por Dios!

Miro con nostalgia el interior de la bodega Ca l’Espinaler y busco entre las mesas si no quedará un rastro de  esos novios que fueron mis padres, cuando ella trabajaba de minyona en la casa de veraneo  de Vilassar de Mar de unos señores de Barcelona y mi padre rotulaba como un loco todas las paredes de la ciudad para invitarla a vermú y anchoas los domingos por la mañana. Me llevo una sorpresa cuando compruebo que han elegido la Bodega ElKano, en Poble Sec ( que ni es pueblo ni está seco) y la describen como un museo curioso. Tanto como puede ser el del Holocausto, me digo pá mis adentros. Y me extraño de que no aparezca el Quimet,  que además de no enterrar en polvo y fotos del Generalísimo cada una de sus conservas gallegas tiene más gusto, es más profesional y tiene  mejor surtido de vinos- ¡Cómo me colaste el vino húngaro la última vez, bandido! Al próximo niño le pongo Quimet  y me lo crías tú.

paprika g1

Hay que degustar, aunque sólo sea por una vez en la vida ( baratito no es) , apretadito entre tres barriles de madera, en la puerta de la calle si es preciso, el surtido de ahumados, quesos, gelatinas, tomatillos, encurtidos,  panes, mojamas, anchoas, chacinas y las mezclas que hacen con ellas detrás de la barra. Siempre quiero copiarle algo, pero Quimet no me deja, lo mantiene bajo secreto de sumario.

Observo que el rotativo ha pasado por alto también a las bodegas de Alella donde los que vivimos en sus cercanías íbamos los domingos a comprar el vino a granel- a dojo-  y entrábamos en aquellos lugares oscuros y húmedos que olían a vinagrillo a llenar las botas y los garrafones y, de paso, nos tomábamos un vermú con aceitunas rellenas y unas patatas de bolsa con salsa Espinaler, que no sé si es muy ortodoxo o es cosa de la libertad infinita del vermutero que hace y come lo que le da la gana los domingo y las fiestas de guardar.

Pero el lugar donde se hizo el mejor vermú de la tierra  fue en la Bodega Jumilla, en la Santa Coloma charnega que riega el Besós. Allí, un grupo de descerebrados entre los que se cuenta una servidora   ideó un irreverente  programa de radio que  se emitía en la hora del vermú y que bautizaron con el nombre de  ¡UNA DE MORROS! Con nuestros morros bien frititos y unos traguillos previos llegábamos a la emisora motivados y alegres para hacer llegar al mundo la buena nueva del vermú dominical: ¡Qué nadie os robe la paz! (¿dónde habré oído yo esto antes?)


2 comentarios
casa rural rioja

noviembre 25, 2015 @ 08:06

Reply

Gracias por compartir con todos nosotros toda esta amena información. Con estos granitos de arena hacemos màs grande la montaña Internet. Enhorabuena por este post.

Saludos

casa rural rioja http://www.casaruralcruz.com/casa-rural-rioja-html

Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin