ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía

LA FRUTA PROHIBIDA YA NO TIENTA.

 

Si Eva tuviera que tentar a Adán en estos tiempos que corren con una manzana, la historia “bíblica” sería muy distinta. Eva le recordaría a Adán, que empieza a ponerse fondón por culpa del sedentarismo del paraíso, que debe comer cinco piezas de fruta y verdura diaria, a lo que Adán le contestaría con la letanía de siempre: la fruta es cada día más mala, insípida, llena de pesticidas, recogida en paraísos muy, muy remotos y sometida a toda clase de maltratos en largos transportes, madurada en almacenes controlando la emisión del  etileno para que aguanten mejor la post-cosecha y lleguen al consumidor con un aspecto aceptable, pero carente por completo de sabor. “Cariño, el mercado es ya global”, admitiría Eva.

frutas tropicales

Sin cejar en su pequeño, Eva le brindaría un surtido de frutas con D.O–  ¡el primer hombre se  nos ha vuelto gourmet, vaya por Dios!-   y acto seguido le tentaría con  una reineta del Bierzo ( una manzana al día aleja al cardiólogo de tu vida, se dice ella para sus adentros).  Nada. El señor se nos ha vuelto fino, quiere algo más jugoso, con antioxidantes, porque en el paraíso, con eso de la inmortalidad,  es necesario una buena dosis de vitamina C suplementaria, así que Eva le traería cítricos valencianos y clementinas de las tierras del Ebro, pequeñas, sin pepitas, dulzonas. “Y no te las tomes en zumo, que te sube el azúcar”.

fresas

A veces le trae también nectarinas, pillina ella, porque se sabe de memoria el libro de Pilar Senpau: El fruits de l’horta de Lleida: “Si tuviéramos que escoger una propiedad de la nectarina, sería su papel de neurotransmisor cerebral, contribuyendo sobre todo a la síntesis de uno de ellos, la noradrenalina, que interviene en procesos esenciales como son el movimiento del cuerpo, las ganas de hacer el amor o el estado de ánimo.

Adán comprueba en la etiqueta que no le den gato por liebre. Parece todo correcto, no es fruta de  esos árboles  de paquis o chinos que montan un súper en cuatro días y abren las  24 horas para vender  cualquier porquería que compran en los mercados a precio de saldo. La última vez que su mujer le dio un melocotón de Calanda se echó las manos a la cabeza. ¡No venía embolsado! Su mujer no tenía la menor “cultura gastronómica”, desconocía  las zonas de producción de esta maravilla del bajo Aragón, las técnicas de obtención del prunus pérsica. ¡Dios nos pille confesados! ¿Qué será lo próximo, un sobre con sopa?

alimentaria 6

Las tiendas de fruta de deshecho han aumentado alarmantemente en todas partes, también en el paraíso terrenal, que prevé las  futuras oleadas de inmigración y la crisis económica mundial con lo cual empieza a almacenar todo tipo de comida basura– cereales transgénicos, reses cebadas con hormonas, aves criadas en Guantánamos para gallináceas, pescado de piscifactoría, etc, etc-

Eva le da a probar, entonces,  un melón de la Mancha y a Adán, que ve pasar a un cochino trotador rebuscando bellotas,  se le ocurre que  sería el colmo de la creatividad salarle las patas al bicho y comerlo junto con la tajada jugosa de ese melón de piel de sapo. Igual hasta lo convierte en espuma….

A-¿Pero te habrá costado lo suyo?

E- ¡A ver!, Te crees que me regalan las  cosas.. Si la quieres buena, la pagas.

A-    Señor, Señor, dónde vamos a ir a parar, farfulla Adán mirando al cielo. Los pobres ya no podremos ni llevarnos un buen plátano a la boca. Por cierto, muy malas las bananas de la semana pasada. Y los plátanos de Canarias, negros por dentro y verdes por fuera. El acabose.

E- ¿Y qué me dices de los aguacates? ¡Huecos y negros en 24 horas.! ¿Con qué hago yo el guacamole ahora?

Entonces, cómo no, saldrá el tema del producto de proximidad.

E-Pues habrá que comer lo que dé la tierra  en cada momento, se acabó eso de pedir cerezas en diciembre. Y ecológico, o bio, o orgánico, o cómo quieran que lo llamen; sin pesticidas, ni mutaciones raras. ¿Sabes que cada vez nos meten más veneno en la comida?

A- Pues si me has de dar veneno, nena, échale  azúcar, porque nuestros hijos, los que poblarán la tierra,  algo tendrán que comer.

E- Visto así…¿Hace un puñadito de picotas del Jerte?

cerezas

 

 


Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin