ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía
2016_SaborIBIZA-POSTER72

Ibiza y Formentera: una cocina por descubrir

 Del 15 de abril al 29 de mayo se celebran en Ibiza las Jornadas Gastronómicas de Primavera 2016, un evento que servirá a muchos para descubrir la isla desde un punto de vista completamente diferente. Ayudada y, a veces, sepultada bajo el aluvión del turismo, la cultura gastronómica de la isla, directamente ligada a su paisaje y sus tradiciones rurales, ha permanecido casi oculta a los ojos de la mayoría de los visitantes. Sin embargo, como ocurre como la cocina de las otras islas del archipiélago, nos encontramos con un legado de recetas sugerentes, llenas de remotos recuerdos de su pasado árabe, catalán y provenzal, una cocina de raíz, muy conectada a la tierra,basada en buenos productos y en preparaciones ancestrales que las islas han sabido conservar  a pesar de sus vaivenes históricos.

En esta ocasión, el Consell d’Eivissa y Pimeef quieren rendir  homenaje a  esos productos excelentes como la gamba roja, la langosta, el “peix fort”, la sobrasada o la patata roja y a las elaboraciones emblemáticas como el “bullit de peix”, el “guisat de peix”, el “sofrit pagès” o el “flaó”.  Para ello,  más de 50  restaurantes ofrecerán sus mejores propuestas, habrá actividades relacionadas con la gastronomía, rutas y talleres donde se podrá experimentar con todos estos productos emblemáticos. Todo ello como antesala del Foro de Gastronomía del Mediterráneo, que dará comienzo el 14 de mayo.

2016_SaborIBIZA-POSTER72

En este blog hemos hablado en otras ocasiones de nuestras estancias en las islas y de gastronomía balear, pero, es en Ibiza donde quizás hemos sentido más urgentemente la necesidad  de dar a conocer esta gran cocina, de redescubrir esta isla con una mirada más atenta. Por eso, os añadimos a esta noticia un fragmento de nuestra Ruta Gastronómica por Las Baleares. No pierdas la oportunidad de conocer el alma de esta isla en cada uno de sus platos. Vale la pena.

 

A veces los barcos atracan en el puerto de Ibiza en medio de sa calitxa. Esta bruma calurosa y húmeda del amanecer le da al castillo y a la  muralla un aire fantasmal. Apenas abiertos los ojos después de una travesía poco cómoda, los pasajeros empiezan a bajar atropelladamente las estrechas escaleras del barco y a deambular por los pasillos atropellando con las maletas cuanto se ponga en su camino. Los sonámbulos más felices de la tierra decidimos ir frente al mercado de la Vila a buscar un buen flaó con hierbabuena para desayunar. Afortunadamente, incluso en la mañana de San Juan, los panaderos han amasado su pan moreno, sus empanadas y ,en algunas casas, se han preparado ya las greixoneras de macarrons de San Joan. Las paradas del mercado empiezan a tomar color.

Imagen: http://www.cuinadelamare.com/2014/11/coca-de-trempo-mallorqui.html 

Estamos en el inicio del verano y la alegría de la huerta lo inunda todo. Es el momento de probar los mejores tomates, las cebollas y los pimientos tiernos para las ensaladas, trempós y demás variantes, tan simples que sólo necesitan un buen aceite de oliva y unas crostes de pà. Frente al mar, en playas como las de la costa suroccidental de  Ibiza se agradecen estos platos refrescantes. La pequeña bahía de Cala d’Hort, el Parque Natural desde donde se divisa el islote de Es Vedrà, es el escenario perfecto para degustarlas junto a una ración de embutidos (sobrasadas y butifarrons), unas olivas partidas y aliñadas con  hinojo, tomillo y ajo y unas rebanadas de pan sin sal. Al atardecer, cuando el sol desaparece engullido por el mar, un buen bullit o guisat de peix i marisc aderezado con allioli es todo cuanto se necesita para amar esta isla de espíritu libre.

Imagen: http://ibizaentuplato2.ibiza5sentidos.es/files/2012/08/guisatgrande.jpg

A tiro de piedra, pues todo en Ibiza está al alcance de la mano, entraremos en Santa Eulàlia des Riu, una ciudad que fue refugio de piratas y hoy en día acoje a turistas de mil nacionalidades, al igual que su vecina San Antonio. En Santa Eulàlia nuestro menú podría empezar con una borrida de rajada, una raya ( rajada)  preparada con maestría insular, con el mismo saber ancestral con el que se preparan las hierbas ibicencas que no deben faltar como final de fiesta en ninguna mesa que se precie. Las langostas ibicencas son dignas del mejor festín en lugares tan bellos como Sant Vicent de Sa Cala o Portinax, casi a la altura de cualquier variedad de arroz de pescado, caldoso y un poco azafranado.

 

El interior de la isla esconde pueblos tranquilos como San Miquel de Balasant, Santa Gertrudis, San Rafael o Santa Inés. Aquí predomina la cocina campesina, la que venera el cerdo, las legumbres y las verduras. En invierno se suelen preparar preparar fritangas acompañadas de vino de la tierra, tortillas monumentales que son un monumento a la versatilidad del huevo. El Carnaval vuelve a poner de relieve la predominancia del porcino con majestuosos cocidos a base de judías, panceta, pies, patatas, col y garbanzos. El otoño salpica de setas  y frutos secos los rustidos, los mismos que servirán para preparar los típicos panellets de Todos los Santos, un dulce que anuncia la próxima Navidad en la que la Salsa de Nadal, las sopas de menudillos y el sofrit pagès formarán parte del menú de muchos ibicencos.

Formentera, la Pitiusa más pequeña es un mundo aparte, su extraordinaria belleza la convierten en un paraje con un encanto casi irreal. Contemplando el mar desde la playa de Migjorn y la Costa de Tramuntana, áreas naturales de especial interés, se comprende por qué Formentera estuvo alejada de la vida moderna durante años y aún hoy en día se resista a seguir nuestro frenético ritmo, a pesar de sus muchos visitantes. Gracias quizás a ello aún es posible degustar una coca de mussola, un arroz de centollo o un peix sec, pescado conservado con la lentitud que marca el ritmo del sol y la sal. Está presente  en ensaladas de todos tipos, como la apetecible ensalada de patatas y pescado o amanida pagesa. También Formentera riega sus platos con los vinos de la tierra, tan poderosos  y profundos que se diría que los fenicios aún cuidan sus cepas.

Abandonar nuestra ruta por la isla del zapatito de tacón es tarea harto difícil. En la retina quedan el letargo de  las largas tardes de sol, el faro y las aguas cristalinas, pero el gourmet siempre tiene una peculiar manera de recordar los buenos momentos. En este caso, Formentera pone a nuestro alcance una sal líquida en botellas  tan elegantemente  perfumadas de mar que, al rociar con ella cualquier plato, toda la magia de la Pitiusa nos explotará en el paladar.


2 comentarios
apartamentos en ibiza

marzo 26, 2013 @ 09:14

Reply

Ibiza es una isla que tiene gran cantidad de recursos, entre ellos los gastronómicos, para ofrecer al visitante. Es por esto que no me puedo desenganchar de ella, cada verano necesito mi dosis de Ibiza! Voy allí en junio, cuando ya hace calor pero no hay tanta gente, y alquilo un apartamento en Ibiza HC durante 2 semanas. Es lo mejor del año!
Laura

Noelia

abril 3, 2013 @ 08:44

Reply

Ibiza es una isla 10, me encanta, voy casi todos los años, si no es a Ibiza es a Menorca O Formentera. Tenemos un paraíso muy cerquita de casa.
Tienen una comida buenísima y sana
https://www.facebook.com/pages/Trujal-Almazara-de-La-Rioja-Alavesa/559129950786030
http://www.trujal-almazara.com/

Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin