ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía

La quiche du jour: Ideas para elaborar tus mejores quiches

quichedebaconcalabaciacutencebollayricotta_zps907eeeff

Foto Ana Ron.

La  quiche du jour.  Esta tarta salada venía a ser nuestra particular tortilla de patatas, aquella que no faltaba nunca en los días calurosos. Hay platos que nacieron para saludar al verano, para festejarlo, para recibirlo con los brazos abiertos en la playa o el jardín. Del mismo modo que para algunos es impensable una cena informal sin una ensaladilla,  para mí es imprescindible una quiche du jour. 

Todo cabe en una quiche… o casi. Cada día, dependiendo de lo que tengas en la nevera o lo que te apetezca comer- verduras, quesos, fiambre de pavo,  pollo, pescado, incluso- puedes estrenar una receta y salir airosa en esa cena o comida estival que se decidió a última hora y para la que no habías previsto nada especial. La única condición para ello es que tengas siempre en el congelador unas láminas de hojaldre congelado, y en tu nevera no falten los huevos y el  botecito de nata líquida  ligth. Así, cada vez tendrás una distinta y suculenta quiche du jour.

A partir de ahí, puedes preparar menús redondos a base de ensaladas, quiches, platos de carne para comer a temperatura ambiente- tipo roast-beef o redondos de pollo-,  sopas frías, tablas de embutidos,  con los que podrás sorprender a los adeptos a la tortilla de patatas y la ensaladilla con platos mucho más imaginativos y saludables, compatibles con una alimentación baja en sal.

Nosotros te proponemos hoy estas  recetas sencillas, para que tú elijas cuál es tu quiche du jour, la del día, la que te guste más. Pero, además, te damos algunos consejos para que tu quiche no resulte pesada y estropee  tu  figura  veraniega.  Porque es posible hacer que estas fantásticas preparaciones sean menos calóricas de lo que pensamos, sólo hay que cambiar algunos ingredientes típicos como el bacon, el jamón cocido, los quesos curados o la nata por otros más saludables. Con una versión más  ligera de estos mismos productos tradicionales, el sabor sigue siendo el de siempre, pero mantenemos las grasas  y la sal a raya.

¿Cuál te gusta más?

Quiche de cebolla, calabacín, bacon de pavo  y ricotta. ( quiche de la imagen inicial)

En un molde ( los de silicona son fantásticos para estas preparaciones), estira el hojaldre y cuece en el horno a 180º hasta que veas que está doradito. No te olvides hacerle unos cortes débiles con el cuchillo para que no se infle el hojaldre con el vapor del horno.

Mientras el hojaldre se dora, bate en un bol cuatro huevos, la nata líquida y la ricotta.

En una sartén pon a freír con poco aceite un poquito de bacon  o fiambre  de pavo cortado a cuadritos, rehoga la cebolla cortada fina y, acto seguido, haz lo mismo con las rodajas de calabacín.

Mézclalo todo con la nata,  los huevos y la ricotta que tienes en el bol.

Vuélcalo todo en el molde sobre el hojaldre ya dorado  pero escurriendo bien el aceite sobrante e introdúcelo de nuevo en el horno durante unos 20-25 m. a 180º.

Desmolda y disfrútalo frío o caliente.

Quiche de espinacas, tomate cherry y ricotta

quiche salada espinac

Repite la misma operación que en la quiche anterior, es decir, pon a dorar el hojaldre en el molde mientras bates en un bol la nata con los huevos y el queso.

Saltea las espinacas y los tomates cherry en una sartén con  aceite de oliva.

Añade de nuevo las espinacas y los tomates al bol donde has batido el resto de los ingredientes.

Vuelca el contenido del bol en el molde con el hojaldre ya dorado. Salpimenta al gusto.

Dejar cocer en el horno una media hora a 180º.

Desmolda y disfrútalo. Si la acompañas de unas lonchas de  fiambre de pavo aliñadas con aceite, limón y pepinillos,  está deliciosa y es  un menú completísimo.

La quiche de los quesos de la nevera y fiambre de pavo.

 Esta es la quiche que más se parece a  original, la quiche que se elabora en la región  francesa de  la Lorena, de ahí su nombre completo: quiche lorraine. La  receta original consistía en una masa de huevos, nata líquida, tiras de panceta y algo de gruyère rallado. Nosotros hemos cambiado el bacon por fiambre de pavo y hemos aprovechado aquellos  restos de quesos que teníamos en la nevera ( feta, queso azul y queso de vaca portugués). Tú puedes utilizar quesos menos grasos y bajos en sal, pero el resultado será igualmente sabroso.

Pon a dorar, como siempre, la masa de hojaldre en el molde habitual durante unos minutos en  un horno precalentado a 180º.

En un bol, bate, mientras tanto, los cuatro huevos, la nata y añade los trozos de queso y las tiras de fiambre de pavo.

Vuelca  sobre la masa de hojaldre ya dorada el contenido del bol y deja cocer en el horno a 180º durante 20m. Pincha la quiche con un palillo de vez en cuando para comprobar que está hecha. El palillo debe estar limpio y el resultado homogéneamente cuajado.

Quiche de calabacín, puerro y gambas con queso gouda

quiche 3

La quiche de remolacha y queso feta

quiche remolacha bien

La quiche de calabaza, gorgonzola y nueces

quiche de calabaza mejorada


Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin