ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía
lemntejas pardina alcachofas

Lentejas estofadas con alcachofas y chorizo del Bierzo

Las lentejas fueron siempre mi plato más odiado. Jamás probé las pobres lentejas de Negrín, pero en casa se hablaba mucho de ellas y aún quedaba la costumbre de esparcirlas en un plato para comprobar que no tuvieran bichos. Con todo, casi todos los lunes de invierno se hacían lentejas y yo las veía  feas, marrones, con restos de verdura y cebolla esparcidos por la olla. Un plato de castigo, un horror cuando se tiene 7 años y la cuchara está reservada para sopas blanquísimas de buen caldo. Con el tiempo, el paladar madura, se aprende a apreciar aquello que tiene sabores más profundos y marcados, se recuperan las lentejas en el menú diario, sobre todo cuando hace frío y en épocas en las que el aporte de hierro resulta imprescindible ( la adolescencia, los embarazos, las épocas de sobreesfuerzo y estrés). Por otra parte, las lentejas tienen una serie de ventajas cuando no se dispone de tiempo y no se tiene un nivel altísimo en la cocina. Con un buen producto- imprescindible, buena lenteja de la Armuña, pardinas de León podemos tener un buen plato de legumbres en una hora escasa y sólo necesitamos vigilar un poco el fuego para que nuestras lentejas se hagan solitas y salgan muy ricas. De un día para otro se pueden comer perfectamente, únicamente añadiendo un poco de agua, si es necesario, e incluso se pueden congelar siempre que no lleven patata. Ideales para las tarteras y tuppers!

Estos son los ingredientes para 4 personas: 

1/4 de lentejas pardinas.

Una cabeza de ajos

Una zanahoria

2 alcahofas

Una rama de apio

Un tomate maduro

Una cebolla

Medio chorizo del Bierzo

Una patata mediana.

Laurel

2 clavillos de olor

Aceite de oliva y sal

Preparación: 

Yo no suelo poner las lentejas en remojo, porque  en  mi casa, con el tipo de agua que tenemos, no es necesario. Hay quien usa agua mineral, por lo que habrá que comprobar si es necesario, entonces, ponerlas en remojo doce horas antes. Suelo poner las lentejas y todos los ingredientes en crudo más el chorrito de aceite con agua fría en una olla, los cubro, pero no excesivamente, únicamente intento que no queden ni muy líquidas ni muy secas, aunque esto último tiene solución rápida añadiendo un poco más de agua en cualquier momento. Doy un primer hervor a todo el conjunto y luego bajo el fuego hasta que todo esté blando, pero no despellejado. Casi al final, un cuarto de hora antes, aproximadamente, añado las patatas mal cortadas a trozos pequeños para que suelten el almidón y se unan al conjunto.

Este plato necesita un poco de reposo, si ves que en ese tiempo se secan, añade más agua.

De todas formas, si tienes niños pequeños tan poco entusiastas de las lentejas como lo era yo, prueba esta versión en crema que ya expliqué en otra ocasión, es fácil y deliciosa.

Crema de lentejas con huevo poché: 

http://atable.es/2014/05/27/legumbres-todo-el-ano-crema-de-lentejas-con-huevos-poche-y-esqueixada-de-bacalao-con-judias/

 crema de lentejas 1


Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin