ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía
castropol

CASTROPOL Y RIBADEO: LOS SABORES DE LA RÍA

Permanecer extasiado en la ría que divide Castropol y Ribadeo es inevitable. El pequeño río que atraviesa zigzagueante las aldeas y los pueblos de Lugo se extiende majestuoso en la ría que lo conduce al mar.  Una frontera de agua para delimitar -con poco éxito-  dos comunidades, dos lenguas, dos cocinas  entrelazadas. Puente, más que línea separatoria, es esta una  ría que une a todos los habitantes de aquí y de allá en un mapa de hórreos, blasones, hortensias, manzanos y oricios. Expuesta siempre a los vaivenes de la luna, acostumbrada a cambiar para seguir siendo la misma en cada ciclo del agua. Si la bajamar le deja al descubierto la cáscara, el fango  y el corazón, la pleamar la inunda de velas latinas que van de paso, como las garzas y los viajeros de buen yantar.

la santina ostras

En sus inicios el Eo fue refugio de salmones y  truchas, como en la vecina Cantabria, donde El Deva o El Pas, a su paso por  Puente Viesgo,  dan cobijo  al campanu en una maraña de boquetes entre piedras blancas bien pulidas. A su llegada al estuario, el Eo, perdido ya el bravío de joven río,  manso y entregado, se acerca dando lametazos a las orillas y los acantilados para convertirse en reino  de mariscos y cefalópodos.

el pas salmones

El agua dulce y la salada se abrazan para dar de comer a las ostras, los mejillones, los oricios, las almejas, los berberechos, las navajas, algunas centollas bien preñadas, pulpos escurridizos, zamburiñas y pixines, lubinas y sargos, congrios gigantes y calamares de negra sombra. Todos pescados de rula, visibles en los puertos también de  Luarca, Llanes o Avilés,  todos pescados que se comen indistintamente lucenses y asturianos, más aquellos que, como a nosotros, nos gustan las mesas  revueltas y las conversaciones claras.

ria del Eo Castropol

Esta es la página, pues,  de un pequeño diario de viaje por estos lugares de belleza indescriptible, los rincones donde nos sentamos a comer, las casas que nos acogieron y las palabras de aquellos que nos enseñaron algo más sobre su mundo comestible y sobre ellos mismos. Esperando volver pronto, os anotamos estas direcciones únicamente con el afán de que hagáis vuestros propios descubrimientos en esta ría infinita declarada Reserva Natural Parcial, reserva de la Biosfera.

Casa Peleyón. 

casa peleyon castro

Acogedora casa rural en la que las habitaciones y el salón  comedor se construyeron en el antiguo pajar de esta casa rodeada de manzanos y hortensias. Está espléndidamente decorada y se puede desayunar en un ambiente rústico y plácido, entre suelos de castaño antiguo, vigas de madera, antigüedades y paredes de piedra. Ideal para relajarse,  hacer una inmersión histórica y cultural  en el territorio, disfrutar del ambiente cálido de estas casas de campo y  conocer un poco la vida de estos parajes. La anfitriona y propietaria os dará toda clase de información sobre Castropol y la zona de la ría.

casa peleyon castropol

Mesón Asador La Santina . Castropol. 

En pleno muelle se sitúa este asador con aire de taberna portuaria. Se puede comer a la carta o con raciones, en el comedor, o en la terraza, donde todo el mundo comparte la comida con un paisaje de atardeceres magníficos.

castropol ria

Sus raciones son espléndidas, buen producto y buena mano en la cocina. Sin ínfulas, pero bien resueltos, los platos están a la altura de cualquier restaurante de mayor categoría, pero su encanto reside precisamente ahí, en la humildad con la que las cosas buenas salen de la cocina. Os aconsejamos que no lleguéis muy tarde, porque la primera línea de mar está muy solicitada.  El servicio, especialmente el de un chico de Ribadeo, es amabilísimo, atento, dejó en nosotros un recuerdo imborrable. Sin gente como él,  me sentiría sólo una turista.

la santina mejillones y pimientos

 

la santina 2

cabrales cangas

La carta, obviamente, mezcla platos y productos gallegos con asturianos. No faltan los quesos- de Cabrales, gallegos-, las croquetas de Cabrales, los pasteles de cabracho, los revueltos de oricio, gambas y gulas, la buena ternera gallega, los pimientos del Padrón, las centollas, los salpicones con marisco( bogavante y centollo),  las zamburiñas y, cómo no, las ostras finísimas del Eo. Todo ello regado con sidra asturiana o con algún DO Rias Baixas.

la santina zamburiñas

la santina salpicon de centolla y bogavante y croquetas de cabrales

la santina ostras del eo

Restaurante Pena Mar:

Amplio y recargado, lleno de cortinajes pesados, relojes y lamparones antiguos, alacenas con antiguas y preciosas vajillas asturianas, este restaurante ha contribuido, sin embargo, a crear esa fama de buen comer que tiene la comunidad asturiana. Lo mejor son sus cazuelas de pescado y sus platos de cuchara: siempre hay fabes esperándote y un arroz con leche para acabar, como manda la tradición. Se puede comer a la carta por unos 40 euros por persona.  Tengo entendido que dedican unas jornadas gastronómicas a la ostra en las que el restaurante viste de gala algunos de sus platos.

Av. Galicia, s/n, 33760 Castropol, Asturias

17104993122_0e4301968a_k

Imagen. Fabes con ostras de Txaber Allué.

La Botellería. Ribadeo, al otro lado de la ría:

Lugar ideal para tomar unas raciones con los amigos, compartir, apoyar el vino sobre el tonel y charlar, ver pasar la gente, la tarde. Un punto creativo diferencia esta taberna del resto. Son famosas sus croquetas de plátano o chorizo.

la-botelleria

Casa Villaronta. Ribadeo.

Frente a frente con La Botellería, puedes cruzar la calle  y,  tras el tartar de atún con guacamole de La Botellería,   saltar a un clásico pulpo a la gallega, el mejor de la zona, según nos cuentan.

taberna ribadeo 2

La Taberna del Naútico. Ribadeo.

taberna ribad e

En el propio muelle, pero en la otra orilla- siempre saltando de un lado a otro-, nos metemos en la típica taberna de cocina gallega: chorizos,  centollos, cachelos con pulpo, Ribeiro y unas costillas de cerdo asadas con salsa barbacoa para el adolescente de mi mesa que come a dos carrillos. Con una rosca de Ribadeo acabamos este recorrido brevísimo, casi tanto como las finísimas almendras y la ralladura de naranja que llenan este postre popular.

tabern riobadeo

 

taberna ria ribadeo

taberna ribadeo 3

 

taberna ribadeo chorizos gallegos

taberna ribadeo patatas cachelos

taberna ribadeo roscas


2 comentarios
Berta

abril 25, 2017 @ 16:31

Reply

Acabamos de volver de esa zona, leo ahora tu post y no puedo estar más de acuerdo. Un saludo! (Bonitas fotos)

Ines Butrón

abril 26, 2017 @ 06:35

Reply

Gracias. Me pareció uno de los paisajes más bellos que había visto nunca, me encantó su gente y comí productos excelentes. Un destino al que pienso volver en breve. Gracias por seguirnos, Berta.

Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin