ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía
Cassoles de Girona

Cassoles de Girona. Abraham Simon -Ferré. Viena Edicions.

Estimado amigo Abraham, autor de Cassoles de Girona, y, desde ahora, divulgador de las cosas del comer:

Esta es la carta-reseña de una admiradora de la que usted sabe muy poca cosa -y viceversa-,  porque de la única amistad que podemos presumir- de momento-  es  de la que hemos ido forjando a través de una cazuela virtual. Extraño elemento de unión este, a no ser que se pertenezca a una extraña raza de sujetos al borde de la extinción que cuentan el tiempo en horas de sofrito, de rustido o a  golpes de mortero, refugiados en sus cocinas, hastiados de tanta carrera hacia una  nada  insípida.

IMG_1413

 

Una servidora tiene también su historia personal con las cazuelas, pero al contrario que usted, Jaume Fàbrega o Pep Nogué,  a quienes leo y admiro, yo  nací por los pelos en su “pequeño país“. De hecho, yo no  sé lo que  es una “cuina pròpia“, porque me he ido apropiando de las  herencias de unos y de otros sin firmar papel alguno,  y le he dado a mi cocina los dominios fronterizos que me ha dado la gana. Entre el puchero, la escudella y el pot au feu forjé mi propio territorio. Todo me iba bien mientras supiera bien.

Pero, el reino de les cassoles i les picades tenían un no sé qué que enamoraba, una rauxa, un boig per tu, una tramuntana  loca que se mezclaba con el levante tarifeño hasta hacer de mí una posesa, pecadora  de una  gula   lujuriosa e inconfesable.  Las Cazuelas, las “greixoneras” y las ollas de barro han sido siempre mi pasión. Fueron mi primer “ménage de cuisine” ( algo afrancesada sí estaba, qué le vamos a hacer) y con ellas conseguí que en un miserable pisito unos  estudiantes que venían de otro principado encontraran un poquito de calor lejos de sus hogares.

escudella 1

Un fogón, una cazuela de barro y un teléfono fue todo lo que necesité para hacer de mi casa un hogar. Todas las dudas se resolvían en largas conversaciones con “el extranjero” que iban, naturalmente,  a cobro revertido,  en las que se trataban temas de prioridad absoluta a los 19 años: cómo sofreír cebolla, cuánto tiempo de cocción necesitan las habas, cómo se pica un hígado de rape, cómo sabré que el tall rodo de la llata está ya hecho, etc, etc. Yo anotaba en papeluchos lo que decía mi madre  y el resto lo hacía con  la  ayuda de alguna intersección divina o  de mi temeridad más absoluta. Pero,  la verdad es que me fue bastante bien. Aún conservo al mismo novio de entonces!

recetas a mano

Quemé, exploté y rompí cazuelas en medio de arroces de domingo, hice sopas memorables con sólo pan y cebolla, me atreví con las primeras fideuàs que había probado en  Calafell, con los fideus a la cassola que hacía  mi suegra de Calanda,  con  su punta de costilla en manteca y alguna salchicha sobrante,  con los caracoles de mayo, bien picantes, los callos, los conejos y las setas. Se me llenó la casa de gente. Gente hambrienta que, a cambio de un plato de algo,  me traían  recetas que robaban del Hola! de los dentistas, tenía infiltradas en las peluquerías de barrio, en las  bibliotecas, espiaba en los restaurantes- aún lo hago:)- , preguntaba, observaba  en las tiendas donde había mestressas  con pellizas y grandes monederos, “me hacía la tonta” en las pescaderías  y  los mercados (aún lo hago),  y todo el mundo me iba aportando su granito de arena para que yo hiciera una cocina muy mía, muy charnega  (entonces no existía el término fusión), muy suculenta, muy de cazuela.

IMG_0503

Mi amor por las cazuelas es tal que un día me comí  en Cadaquès un “suquet de cap roig” y a los 9 meses nació una niña muy morena. 21 años más tarde,  hice el mismo suquet  y a los 9 meses mi madre estaba en un tanatorio mientras yo picaba en un mortero, con el alma resquebrajada como una cazuela,  un hígado de conejo con  mucho ajo  y pan frito para hacer un conill a la bruta” a toda aquella gente que lloraba en torno a su mesa. Una última cazuela muy negra y espesa.

Una lástima, S. Abraham,  no haber podido contar con usted y toda su sabiduría cazuelera que está presente en este bello libro durante aquellos largos años de aprendizaje, de errores, de descubrimientos a “fuego lento”.  Leyéndolo, no puedo, sino darle las gracias por su regalo. Ahora estará para siempre  junto a mi caja de recetas  y en forma de  esta carta/reseña que no sé si acabar en un su propia lengua, ya que su  cocina ya me la he comido y ahora ya forma parte  de mi ADN.

Molta sort! Segur que qualsevol dia ens retrobarem regirant cassoles per la Bisbal:) 

cazuela

Por cierto, aquí tenéis una entrevista con el autor de  Cassoles de Girona. Él mismo os explicará  más detalles de este magnífico libro, la historia, la documentación y el esfuerzo que conlleva una obra como esta y, sobre todo, su amor por la cocina tradicional.

http://femgirona.cat/gironaara/abraham-simon-ferre-cassoles-de-girona-cuina-tradicional-gironina/

 

Inés Butrón, a dos días de la Navidad del 2016.

 


Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin