ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía
B Terraza Baritimo  (1)

Barítimo: cocina marinera sin fronteras

Barítimo Ceviche de vieiras

Justo delante del puerto pesquero de Barcelona, pero en pleno centro comercial Maremagnum, está Barítimo. Sus vistas no pueden ser mejores si queremos que la brisa marina nos roce mientras tomamos un primer piscosur y observamos cómo llegan las barcas de pesca, puntualmente, siguiendo las pautas del reloj del muelle.

El grupo Costa Este lleva las riendas de este restaurante con vocación marinera, principalmente mediterránea, pero dejando la puerta abierta a las cocinas de otros mares. La oferta gastronómica barcelonesa, y Barítimo no es una excepción, suele incluir propuestas muy diversas,  habida cuenta de que el comensal urbano es variopinto, amante de las tendencias y las novedades culinarias enmarcadas en espacios agradables y bien cuidados. El turismo, por otra parte, ha favorecido una explosión de locales donde se mezcla la paella, las tapas y la cocina fusión con una naturalidad pasmosa. Teniendo en cuenta que Barítimo está a tiro de piedra de cruceristas y viajeros de toda índole, su carta está pensada para agradar a todos ellos y, de paso, para recuperar, si es posible, ese público local y familiar que los domingos paseaba por el Moll d’Espanya y se sentaba a comer un arroz dominical.

Barítimo merluza al pil pil

Nosotros no probamos, en este caso, las paellas de Barítimo, aunque alguna pasó por nuestro lado con un aspecto bastante apetecible mientras esperábamos nuestro primer bocado en forma de ceviche de vieiras y langostinos. Un platillo fresco y ligeramente picante,  aunque algo lejos de ser el ceviche clásico de pescado peruano o mexicano que todos hemos probado en estos últimos  meses de esplendor de la cocina latina.

B salones interior (1)

Tania Bezakova y  Juan Luís Dastís, la persona que ahora está al frente de los fogones, han intentado crear un ambiente elegante, tranquilo y cosmopolita que se refleje en su carta y se aprecie en su servicio. Con esta intención se nos agasajó con  un menú en el que se combinaron “grandes éxitos de la cocina marinera” más clásica,  como una merluza al pil pil suave y gelatinosa  con un leve toque de plácton y alcachofa confitada,  pero también  platos con ingredientes hasta hace muy poco foráneos en nuestro recetario, como el  bao relleno de rabo de ternera  que no sé si podríamos clasificar de un foodismo muy cañí.

barítimo baos

En cualquier caso, observamos, desde el primer momento,  que la intención del chef es personalizar sus recetas, enarbolar la bandera de “cocina de autor”,  utilizando una muy desgastada expresión. La  puesta en escena busca un plus de sofisticación que no tienen la mayoría de los restaurantes con los que comparte zona. Su principal baza es, pues,  una calculada distinción.

Pero, como,  al final, lo que cuenta es el sabor, no hay nada que objetar al asiático panecillo al vapor con  tierna carne en su interior,  pues la sorpresa es fugaz, pero el paladar tiene memoria. Del mismo modo, hubo esmero en la presentación del huevo a baja temperatura con  verduras al dente. Un difícil equilibrio de  texturas vegetales más la clásica  parmentier de fondo  y unos dados de atún rojo que merecían algo más que el papel de corista, pues,  por sí solos se llevaban la palma de aquel plato de filigrana técnica, pero algo frío.

Barítimo huevo a baja temperatura, verduras en texturas y atún rojo

El mil hojas de solomillo nos dejó buen sabor de boca y cierta perplejidad. No logré entender por qué el chef prefirió reconvertir un corte tan apreciado en su forma original ( un solo taco de carne de 2 dedos de grosor, al punto o saignant) en una superposición de láminas cárnicas cercanas a los antiguos bistecs. Con todo, consiguió el milagro: no resecar la carne. Ideal para los que se cansaron del chuletón de vaca vieja y correosa.

barítimo solomillo

El coulant de turrón con helado de cardamomo está en la línea de los postres que incorporan – de nuevo-  toques especiados que provocan contrastes con el dulce predominante. Aunque no soy muy amante de los coulants, no lo desaconsejaría, sobre todo si el tiempo de la sobremesa da  para acompañarlo con un mojito final  en su magnífica terraza.

barítimo postre

 

Barítimo

BARÍTIMO

Edificio Maremagnum, Local 212  2ª Planta

Moll d’Espanya

Barceloneta, Port Vell

Barcelona

Precio medio a la carta: 30 euros

Menús: de 25 euros al mediodía en adelante

Horario: de 11 a 24 h. ininterrumpidamente.


Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin