Organizar un menú semanal es el quebradero de cabeza de la mayoría de las familias con la vuelta a la rutina. Nos falta el tiempo, los recursos, las ganas…Pero la planificación de un buen menú semanal es la clave para que podamos comer bien durante todo el año sin que se nos vaya el presupuesto en caprichos e improvisaciones, la báscula nos pase factura y nuestra basura no esté llena de alimentos desperdiciados.

Tener un menú semanal  más o menos pensado con antelación  (siempre aproximado. No es un decreto ley) no es tan difícil. Una servidora lo lleva haciendo desde que era una estudiante en uno de esos pisos patera que comparten varios adolescentes y, de momento, no me ha ido mal. Con los años, he aprendido a alimentar a mucha gente que ha pasado por mi mesa ajustándome a mi  tiempo “libre” – siempre escaso-,  al presupuesto – menor aún, si cabe- y a las necesidades alimenticias básicas que tiene todo ser humano para llevar a cabo las múltiples responsabilidades de la vida diaria.

Te doy unos cuantos consejos que a mí me han funcionado y os pongo como ejemplos algunas recetas. Y no te desanimes! Todo es cuestión de práctica y constancia:)  Tu salud te lo agradecerá.

1–PLANIFICAR: sí, esta es una palabra que la gente odia cuando le hablas de comida, pero, en cambio, todos tenemos un planning para ir al gimnasio, al salón de belleza o a  los miles de cursillos que queremos hacer. Pues para organizar un buen menú semanal es básico que te sientes un día a la semana ( un domingo por la tarde, por ejemplo) y hagas un cuadro de posibles recetas para el resto de la semana. Así improvisas menos y evitas el estrés del ¿qué hago hoy para comer?

Caldeirada de merluza: un plato muy fácil. Cocina tradicional no siempre es sinónimo de pesada, larga cocción,  grasienta,  pesada y difícil

caldeirada

2–TIEMPO Y CONOCIMIENTOS: No quieras empezar la casa por el tejado. Si al salir del trabajo sólo te queda media hora para cocinar y tu nivel de cocina es de principiantes,  no quieras rellenar pimientos del  pimientos del piquilllo con  brandada de bacalao y tierra de aceitunas. Baja a la realidad, empieza por lo más rápido y sencillo:

Espaguettis  con pesto de pistachos

espaguetti pesto4

Tortilla de patatas y chorizo al estilo de Betanzos

de betanzos corte 1

3—TIEMPO PARA COMPRAR: Si ya sabes lo que vas a cocinar durante toda la semana, cuando vayas a comprar, procura hacerlo con una lista que incluya todos los ingredientes necesarios para esos platos. Así ahorras tiempo y dinero en cosas superfluas:

Solomillo al queso picón.

solomi cabrales 6

4–PRODUCTO DE TEMPORADA: El mercado es tu gran aliado. Dédicale un día a la semana y procura preguntar mucho a los tenderos sobre el producto de la estación, el que está mejor de precio y es mucho más bueno. Es básico saber dialogar con tu tendero de confianza, en tiendas, mercados o supermercados pequeños de barrio.  Él te enseñará muchos trucos e ideas e, incluso, te puede ayudar a llevar la compra a casa o a reservarte la compra con una simple llamada telefónica.

Ensalada de higos, requesón y nueces

ensa de higos post vacacional

5–PRESUPUESTO: La planificación evita el despilfarro. Si compras a partir de una lista y cocinas con productos frescos, no malgastas con platos elaborados muy caros  donde lo que pagas es el tiempo que se supone que te ahorras en cortar, limpiar, pelar o cocinar. Y encima, son mucho más malos. Mejor escoge platos sencillos  antes que un mal precocinado

Ensalada de judías, tomate y queso cottage

Ensa de judías 7

Ensalada de paté, cerezas y nueces

Amanida de paté, cireres i nous

 

6–CONSERVAS Y CONGELADOS: las latas y conservas salvaron muchas vidas permitiendo la conservación de algunos alimentos básicos,  ahorraron tiempo y trabajo  a mucha gente que, como tú, nunca tuvieron una vida fácil. Esa idea de que antes las mujeres no trabajaban y le dedicaban amor y largas horas a la cocina es la mayor mentira jamás contada. Las mujeres lavaban a mano en el río y parían cada dos años. No te olvides.

Nosotros, en cambio, hombres y mujeres del siglo XXI, tenemos lavadoras, una olla a presión, una  Thermomix, un lavavajillas, microondas, nevera y congelador. Y un montón de conservas, algunas muy buenas,  a las que sacarle partido si sabes utilizarlas:

Ensalada de garbanzos

ensa de garbanzos 4

7–AVANZATE A LOS FUEGOS: esta es una frase que se repite continuamente  en las clases de cocina y significa saber optimizar el tiempo. Cuando te pongas a cocinar, ya sea por la tarde noche o en un fin de semana, prepara varias cosas a la vez – un buen caldo, fondos de todo tipo, unas legumbres, masa de croquetas, un pollo asado, una salsa de tomate casera, un buen sofrito, una boloñesa,  cebolla caramelizada, etc.- y luego guárdalo en la nevera o en el congelador para sacarlo cuando lo necesites o quieras reciclar las sobras elaborando otros platos con ellas.

Hojaldre con cecina, peras y cebolla caramelizada

cocca cecina 1

8–NIÑOS: PESADILLA EN LA COCINA. Enseñar a comer a un hijo es de las cosas más difíciles que hay porque, por lo general, el niño tiende a pedir siempre lo mismo. Pero tú sabes que él debe comer  y crecer de forma sana. Intenta que las verduras le sean agradables en cremas sencillas, que  las legumbres estén presentes, la carne no sea un triste bistec correoso o el pescado,  una misma  varita congelada de siempre.

Lentejas con pardina con  torreznos

lentejas con torreznos

Crema de puerros, migas de chorizo y chips de alcachofa

puerros y migas de sobrasada con tomillo

 

9–RECICLA: hay muchas formas de darle una nueva vida a la comida sobrante.  Es cuestión de información y de evitar los lineales del supermercado.  Compra piezas grandes de carne o pescado en lugar de pequeños paquetes ya manipulados y distribuye sus distintas partes para diferentes platos.  Con el tiempo, aprenderás  que nada se tira:

Arroz de bacalao y trigueros 

arroz de bacala o trigueros y un toque de salvia

10—LA DICHOSA PIRÁMIDE. Parece insalvable, ¿verdad? No lo creas. Puedes conseguir que en ese menú semanal estén presentes todos los grupos de alimentos que recomienda la pirámide de la Dieta Mediterránea, incluidos aquellos que debes consumir con moderación. Por cierto, los grandes postres con mucho azúcar ,  sólo para fines de semana o para celebraciones:)

Tarta de chocolate y almendras

tarta chcoc4