perelllo 20

Probablemente sea este el aperitivo preferido de los españoles, junto con las bravas y la ensaladilla rusa. En esta casa se hacen muchísimos tipos de croquetas porque son fáciles, gustan a todos y es una forma deliciosa de aprovechar alimentos que quedan en la nevera o la despensa. En este caso tenía unas cuantas gambas peladas y congeladas en el congelador, algo de bacalao desmigado y desalado- del que compro para hacer buñuelos o esqueixadas-, y un poco de harina de garbanzos que me había quedado de preparar unas tortillitas de camarones. Con estos tres ingredientes básicos se me ocurrió que podía preparar el aperitivo del fin de semana.

Probablemente muchos de vosotros no conozcáis la harina de garbanzos, pero es bastante habitual en la cocina andaluza, sobre todo en Cádiz,  y, por supuesto, en la cocina hindú. A mi me gusta su textura más fina y, si llega a casa alguien que sea celíaco, puede comerlas sin ningún problema porque no contiene gluten. Os recomiendo probarla como sustituto de la clásica harina de trigo para rebozar pescado ( queda más crujiente) o para tempuras de verduras. En esta receta de croquetas obtendréis con ella una masa más fina y delicada. Ya nos contaréis:)