canelons 2

 

Cuando hablamos de recetas clásicas de Navidad no pueden faltar los canelones de rustido. Sin embargo, nos asustamos ante la sola idea de ponernos a hacer algo que hemos visto preparar a nuestras abuelas con mucho mimo o a grandes cocineros como Carles Gaig o Nando Jubany. La verdad es que los canelones de rustido  no son un plato difícil, simplemente, son muy laboriosos, por ello vale la pena organizarse bien si hemos decidido poner manos a la obra.

Esta receta tiene la ventaja – además de ser relativamente económica-, de permitirte comprar con antelación, hacer el rustido de un día para otro o, incluso, preparar más cantidad de la necesaria y congelar. Estos son consejos que  ninguna receta incluye, pero mi experiencia y el sentido común después de 30 años en grandes comidas familiares me avalan para decirte que es posible hacer esta receta sin estrés y sin agobios de última hora.  En los encuentros multitudinarios, como las comidas de estas fiestas,  lo importante no es lucirse con complicaciones absurdas, sino disfrutar de la mesa compartida. Hay que pensar en platos que nos permitan sentarnos  tranquilamente: tú también tienes derecho a disfrutar de la Navidad, no solo a pasarte los días cocinando.

Al margen de esto, claro está, cada maestrillo tiene su librillo, y hay grandes maestros en el arte de los canelones de rustido perfectos y los hay que, simplemente, mantienen viva la tradición. Yo creo que con esta receta clásica puedes quedar bastante bien, sólo necesitas empezar  a marcar los pasos necesarios que te ofrecemos en este blog y estar dispuesto a recibir la ovación general y vuelta al ruedo:) Ya nos contarás.

canelones pecorino pepato