IMG_0605

El magret de pato me parece la pieza de carne ideal para dos personas. Por su consideración como producto gourmet, es perfecta para cenas especiales, como la de San Valentín. Su tamaño roza los 400 gr. por lo que, preparada como plato principal, sólo tenéis que pensar en un entrante vistoso- con bogavante, por ejemplo-,  o algún postre de vuestro gusto para que la cena sea redonda e inolvidable.

bogavante 2

 

Por otra parte, es un plato bastante fácil de cocinar y suele ser del agrado de todo el mundo. Lo único que hay que tener en cuenta es que hay que respetar su grado de cocción y comerlo al instante, recién hecho. Nosotros solemos consumirlo en Navidad, cuando las pollerías y tiendas especializadas se llena de aves y derivados de todas clases. En otras épocas del año suelo encargarla a mi pollería de confianza, donde Beatriz, la propietaria de esta magnífica parada del mercado de  El Fondo, en Santa Coloma de Gramenet,  siempre se encarga de traerme una bonita pieza para la ocasión. 

Al margen de esto, ya sabrás que al pato y sus productos, por su alto contenido en grasa,  le va muy bien el contrapunto ácido de la fruta– naranja o frutos rojos-, por eso hemos preparado una salsa con naranjas a la que le hemos dado un toque anisado y un punto de romero fresco, más el dulzor de la miel. Si preparas esta salsa y te sobra un poco, luego puedes usarla como vinagreta para ensaladas de escarola y granada o para acompañar un pollo: 

ens micuit con logo y granada

 

Además de esta sabrosa salsa y, puesto que se trataba de preparar un bonito y seductor plato, hemos utilizado flores comestibles y brotes de germinarte, para que la vista sea ese gran aliado de todo encuentro romántico.  Con unos chips de yuca, más ligeros y crujientes que los de patata clásicos, hemos acabado un plato redondo que es mucho más sencillo de lo que parece a simple vista y que esperamos que te sea de utilidad en una noche que ha de quedar para el recuerdo. Ya nos contarás:)