cazuela de sardinas 3

¡Sardinas, sardinas! En Cada mercado y cada lonja se oía la misma cantinela en verano, cuando llegaban gordas y sabrosas, chorreando grasa y alegría, calor  y placer. Pero también, en un día triste y gris del pleno invierno la sardina cobraba protagonismo, aunque fuera para anunciarnos que la señora Cuaresma aprecería en breve.

El miércoles de ceniza, pues,  ya está aquí, como cada año,  y  con él,  el entierro de la sardina. La tradición ( gastronómica y religiosa, no nos olvidemos)  dice que ha llegado el fin del Carnaval y que, a a partir de ahora, tocará apañárselas con pescado, seco o fresco, como manda la abstinencia cuaresmal  A nosotros nos gustan más las sardinas en pleno verano, cuando en cualquier parte del litoral son gruesas, grasientas, deliciosas.

Una buena sardina no necesita nada más que una pizca de sal y una gota de aceite. Los malagueños lo saben con sus famosos espetos en la playa, pero también los pescadores de Matosinhos, en Oporto, o en cualquier lugar del Cantábrico, donde unas brasas y un poco de pan para apoyarla en una noche de verano es todo cuanto hace falta para ser feliz.

Con todo, hoy te proponemos que hagas cualquier cosa con las sardinas, menos enterrarla. Así que, ahí van unas cuantas recetas. Ya nos contarás:)

sardinas

Arroz marinero de sardinas

arroz marinero de sardinas

Coca de cebolla caramelizada, sardinas y uvas. 

IMG_2034

Cazuela de sardinas con hierbabuena y limón

IMG_1015

IMG_1062

Sardinas al horno con limón, hinojo y cilantro: una fácil receta para hacer al horno y no tengas que vértelas con las quejas de tus vecinos tiquismiquis. Una receta sencilla inspirada en la deliciosa cocina griega.

sardinas griegas con hinojo y cilantro

, Bocadillo de sardinas en escabeche, con espinacas, tomate y piparras. Quién dijo que no valen unas buenas conservas? Reivindicando las humildes latas hemos preparado estas recetas.

bocata sardinas

Bocadillo de sardinas con tomate a la plancha y olivada

blog

Sardinas empanadas con huevo y pan rallado. Así las hacía mi madre en invierno, cuando estaban más secas y eran más pequeñas. Y así las voy a hacer yo hoy, porque lo siemple, si bueno, dos veces bueno.

sardinas empanadas