ATABLE
Facebook Twitter Instagram Pinterest Linkedin Eatwith
Biografía
Clara-Peeters-bodegon-naranja-aceitunas-pastel

Judit Sabido y Joan Santacana. La cocina como herramienta educativa. Ed. Trea

26G-la-cocina-educativa.indd

En mis 32 años de dedicación a la cocina he pasado de ver desde el derrumbe de los conocimientos gastronómicos en dos generaciones de españoles y el desmoronamiento de la cocina doméstica a  la eclosión paradójica de los sellos editoriales, shows y formatos  audiovisuales  de todo tipo dedicados a este tema con el consiguiente  auge  desmesurado de la figura del chef,  con toda su parafernalia cirquense y mediática. He oido mil veces que la gastronomía es cultura, sobre todo en boca de políticos  y expertos en márqueting,  pero no la he palpado más que en cuatro libros que nadie lee; he pasado de ser una profesora de literatura que cocinaba a ser una cocinera sin reconocimiento que intenta explicar literatura, historia, arte…

Durante el camino he sentido en propias carnes el desinterés, cuando no el desprecio, de mis congéneres por ocupar mi precioso tiempo productivo  en  algo estigmatizado por nuestra propia sociedad, hija del hambre y la pobreza,  y por las proclamas de una presunta liberación de la mujer que reclamaba huir de la esclavitud de los fogones. Y, en todos estos años, he clamado en el desierto y en algunos estantes de las librerías repitiendo que esta disciplina, que es tan seria que no podemos dejarla solo en manos de cocineros, como decía Xavier Domingo, es la ventana perfecta para comprender la sociedad en la que vivimos, las que habitaron nuestros predecesores y, por descontado, un material idóneo por su cotidianidad,  para explicar fenómenos científicos. Es, en definitiva, una perfecta herramienta educativa.

39037285-cerámica-prehistórica-y-recipientes-de-calabaza-secas-vector-de-imágenes-prediseñadas-ilustración-con-gradientes-La transversalidad de la cocina es una obviedad, pues todo el mundo sabe que desde el nutricionista hasta el consejero de turismo buscan en ella beneficio. Con todo, en las escuelas, incluso en las de cocina, se hace la vista gorda hacia el contexto cultural que la enmarca y le da sentido. Se explican los aromas de un Burdeos sin pasar por un mapa de Francia,  y mucho menos por una mención a Leonor de Aquitania, se repite la triste historia de la patata y la genialidad de Monsieur Parmentier sin hacer mención a la cordillera de los Andes o a la orografía gallega, se cuentan anécdotas sobre banquetes romanos “trufadas” de envenenamientos orgiásticos, pero nadie sabe ya por qué  era tan deseado el trigo de la Bética. Pues bien, como recuerda el libro que tengo entre las manos,  Primum vivere deinde philosopahari, o lo que es lo mismo, los hombres no han hecho nada con el estómago vacío y lo que mueve al mundo es la comida, no las ideas.

Pero desde la comida y gracias a la comida podemos poner en marcha grandes ideas que enseñen a nuestros hijos, no solo la importancia de una buena alimentación, sino aspectos de las ciencias naturales que están presentes en el ámbito culinario ( el proceso de oxidación, cómo y por qué emulsiona una mahonesa, qué es una fermentación) hasta multitud de temas históricos, económicos,  culturales, demográficos o antropológicos:  hacer alusión a tradiciones culturales que tiene relación con un mundo rural que gira en torno a siembras y cosechas, y analizarlas desde la diversidad cultural, por ejemplo,  explicar la historia del medievo desde el valor de las especias, la conquista de América desde el sabor amargo del chocolate o la historia de la revolución industrial con una protoconserva napoleónica o el primer paquete de azúcar de remolacha, etc, etc. Todo ello es posible en una nueva era pedagógica que nos recuerda que el alumno no amontona conocimientos, sino que los interrelaciona mientras construye su pensamiento desde la emoción de lo que le es propio.

Dicho esto, el libro que tengo entre las manos, La cocina como herramienta educativa, es una recopilación de artículos, muchos de ellos basados en propuestas educativas reales, escritos para recordarnos que antes de hacer creer a nuestros alumnos que la cocina les llevará directamente al estrellato mediático y glamuroso de influencers , actores y aspirantes varios, es mejor despertar su interés -analítico y crítico-  por el mundo que les rodea aprovechando la multitud de aspectos educativos que una simple olla en el fuego nos brinda. Un plato dice más sobre nuestro paso por la tierra como especie que muchos de los experimentos o museos que visitamos y no somos conscientes de ello. Como dice el profesor Santacana: la cocina es un extraordinario laboratorio de lo cotidiano


2 comentarios
Javier Espinoza C.

diciembre 12, 2019 @ 00:12

Reply

Hola!

Me gustaría saber donde puedo encontrar disponible este libro, se ve muy interesante.

Saludos!

JE

Ines Butrón

diciembre 12, 2019 @ 06:48

Reply

Hola Javier. Te paso el link de la editorial. Creo que será la forma más fácil de conseguirlo: https://trea.es/books/la-cocina-como-herramienta-educativa
Un saludo.

Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

author
Por Ines Butrón
Suscríbete a nuestra newsletter

Archivos

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados. Inés Butrón. Web realizada por Áralos

Suscríbete a nuestra Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás semanalmente nuevas recetas y noticias gastronómicas.
No gracias
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin